Ichanmichen

17 08 2009

turicentro_ichanmichen

Ichanmichen, entre el turismo y la tradición.

La maravilla de la naturaleza y la belleza de un centro turístico se hacen cómplices en el balneario de Ichanmichen, en el departamento de La Paz. Sus famosas piscinas y sus grandes zonas verdes son un acogedor encuentro para los que lo visitan.

Este lugar vacacional y turístico se encuentra 1.5 kilómetros al Suroeste de la ciudad de Zacatecoluca.

Antiguamente, este balneario fue un riachuelo, que incluso llegó a ser usado como lavadero público. El hermoso nombre Nahuatl proviene de las raíces: I-Cha-Mich-In y significa, literalmente, “la morada de los peces pequeños” o “la morada de los pececitos”. I es “la”; Cha, cueva o morada, hogar; Mich, que es pez e In significa pequeño.

Se unen a Ichamichen los ríos de Suchilamaco y Cantarranas, además de una infinidad de manantiales que riegan las charcas que hay al sur y desaguan en Acomunca.

En el centro de las posas-piscinas de este lugar se encuentran las famosas estatuas de la Siguanaba y el Cipitio, ambos personajes de la mitología Cuzcatleca. Las estatuas han hecho al balneario más atractivo a los turistas, que quieren disfrutar de tan singular característica.

En Ichamichen comparten cuna la Siguanaba, una señora muy bonita que aparece por las noches en los ríos y los caminos a los hombres, y cuando estos se acercan ella se transforma en un ser horripilante con uñas largas, pechos deformes, dientes grandes y ojos rojos con la capacidad de volver loco a un hombre o “jugarlo” como dicen. Y el Cipitio, hijo del anterior personaje. El Cipitio es un niño panzón y muy pequeño que sólo come guineo y ceniza, que se oculta en las montañas y los bosques y tira piedritas a las muchachas bonitas e inocentes.

El escritor salvadoreño Mario A. Gálvez Martínez, oriundo de Cojutepeque, escribió un cuento relacionado con el lugar, titulado “Pepe el grillo y la Siguanaba”. En este cuento relata la historia de un joven que fue al balneario a tomarse unas cervezas en la piscina de la Siguanaba. La estatua cobró vida y le reclamó porque él le había tirado piedras al rostro. Su castigo era hacer el amor con ella o convertirse en grillo, el joven decidió convertirse para siempre en grillo. De esta manera, el escritor intenta rescatar la riqueza del lugar desde la narrativa.

Las estatuas están como un homenaje no solo a estos personajes sino a la mitología salvadoreña en general, buscando preservar las tradiciones y el verdadero pasado del pueblo.

Detalle

Dirección : Cantón Penitentes Abajo, Zacatecoluca
Departamento : La Paz
Telefono 1 : (503)2334-0115
Telefono 2 : (503)2222-8000

About these ads

Acciones

Information




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: